Siniestra del Aíre

8.- “Cuestión de Apariencia” (De Las Aventuras de Tutúm) Cuento por M. Martínez Fdez.

8.- CUESTIÓN DE APARIENCIA. Cuando el automóvil enfiló la cuesta, la tarde ya se columpiaba en los postes de la luz y su triste gozo tiznaba al horizonte que, enfadado, mandó tintar los lejanos montes de disgustados violetas y rosados estertores. La emisora de radio repetía a intervalos su particular tormenta de polvo, voces neutras […]

Más

7.- “Bosques, Gallina y Fanal” (De las Aventuras de Tutúm) Cuento por M. Martínez Fdez.

7.- BOSQUES, GALLINA Y FANAL. Caminaba sin prestar atención de por donde lo hacía, Birlo dejaba que el molinete, desprendiendo doradas chiribitas de fuego, le guiara. Todo a su alrededor eran árboles, rocas, arbustos y enormes peñas por entre los cuales transitar sin la sabia precaución de tomar referencia alguna. Las burbujas que el molinillo […]

Más

Poema (De las Islas Conjuradas) por M. Martínez Fdez.

Plática en la casa solariega. Mira la conseguida paz, los exquisitos tributos esquilmados por honorables edictos se amontonan en imposible inventario. La labrada copa eliges de tallado vidrio para el paladar agasajar del anciano que en la calurosa tarde de la canícula te acompaña. La mar contemplas de tus jóvenes conquistas olvidando fronterizos tratados, de […]

Más

Poema por Ignacio Campoy

“Regalos de la marea baja”, Kitagawa Utamaro (1753-1806). 3. Maramiga. La mano amiga, la mano. La continental huella de un pie desnudo, borrado. El alquitrán de la orilla mordiendo tu talón, acechando, con sus negros dientecitos, con mi pulcro corazón blanco, y el cielo pintado arriba, abajo la tierra, siempre abajo. Devuélveme en tus marejadas, […]

Más

6.-“Puertas de Ida, También de Vuelta” (De Las Aventuras de Tutúm) Cuento por M. Martínez Fdez.

6.- PUERTAS DE IDA, TAMBIÉN DE VUELTA. La señora Petunia, ataviada con su gorrito de lana y apoyada en un bastón de empuñadura labrada, vestida toda de riguroso negro, llegó portando un maletín que, a la mamá de Nelo, le recordaba los usados por los antiguos doctores, esos que llevaban un espejito cóncavo en la […]

Más