Ignacio Campoy, poema «Cena en el Jardín del Edén»

Cena en el Jardín del Edén.

No insistas,
tomaron asiento los comensales y las guirnaldas de colores penden de las ramas más altas.
La luna sobre el aliento del estanque se refleja y sus tobillos de cañas destilan melaza de ciegas abejas.
En el vidrio de los cálices se estrella un lejano cometa.
—Pide un deseo. —Adviertes.
—Degollar al cisne que entre tus muslos recita himnos de terror y pérdida.
Alguien ríe, otros, solo suspiran ante el milagro del glande que la alquimia despereza.
Veladas luces,
faroles candentes entre sinuosos visillos y privados tules.
Perfectas máscaras,
Amor se cubre con hermosísimas caretas.
Eso ofreces solo,
matarife heroico,
tendón y sangre,
saliva y lefa.
Baila en el dorso de la mano una peonza de espejos hasta que los luceros vomiten e hiervan.
Se estremece el jardín del alma entre penitencias mientras peces de papel,
flotando sobre nenúfares de cera,
recitan versos,
esos afectados de pura y helicoidal mierda.
La alberca el eco roba de las tristes ranas muertas.

No desean tomes asiento,
tu saliva quema,
la trenzada palabra apesta.

Imagen: Cortesía de Piqsels.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.