Sólo tú y yo hablamos con las ranas, poesía visual “Jardín hambriento”

Nuestras lenguas oceánicas se derraman
y siembran un jardín
en el cráter de la noche.

Somos semillas de una madera
que no arde.

-Que ninguna luciérnaga
se atreva a quemar este bosque-

Aunque sobrevivimos al sueño nuclear
los pájaros hambrientos
desean devorar
jugosos frutos
aun a sabiendas
que somos inmortales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .