Ignacio Campoy, poema “Casilla Final”

Casilla final

Mirarás los ojos de los otros,
ese día,
cuando nada el reflejo te devuelva,
sabrás que habrás llegado.

El humo de las viejas máquinas,
las perladas calderas del vapor
exudando industria y maestría,
allí te sentirás cómodo,
amparado como en la columna el fuste,
o la tablilla de arcilla en el resguardado estante.
Todo atravesará tu cristalino etéreo y delicado,
guardado del dolor y la muerte
hasta que sea aguzada hoja
la que hienda tu propio labio.

Mintió el disperso cauce,
no es río la vida
y a su final no le aguardan
aguas de oceánicas texturas,
ni el venial astro
elevará desaladas almas
para un continuo espectáculo que,
al cabo se me antoja,
molesto y tedioso litúrgico circense.

Habrá desaparecido tu sombra
y con ella,
los felices sueños de pensarte
redentor de un imperecedero verano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .