Miquelius Monk, poema «Taró»

TARÓ

Atrapado en libélulas celestes
oigo la voz de mi madre
suplicar al horizonte no devore la carne,
mientras mis gestos masculinos
me estrangulan la garganta
como estatua que se levanta de sus cimientos,
y no entiendo por qué
las torres de arena desaparecen
cuando la ola rompe su voz
contra el silencio,
si ya no tengo nada que perder
al ver volar las cinco llagas
en la casa de los espejos.

Pintura: Remedios Varo-Insomnio, 1947.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.