Florencia Fontan, poema “Resiliencia”.

Resiliencia.

Duele,
tras transitar por traseras callejuelas,
asentar el tiempo en escaleras
donde el pasado se divierte
conmemorando improbables fantasías,
descubrir como aquello que sana
mata lentamente
y es esa agonía soportable
triste antesala vencida
para la feroz muerte vívida.

Herida.
Cicatriz señalando heroicos tiempos
donde la sangre de las palabras,
el viento consumido en ahogos
de vivos pulmones combativos,
dejaban estela grata,
sudor converso en granada paz
a golpe de verbo y dactilar encono.

Entonces
era rumor de profana sábana,
ensueño ilusorio de imperfecta mente
la que, envalentonada,
consumía los días como frutos palpitantes
dando recias bocanadas de cielo
y cieno a la par en puro deleite.

Dejaré pues siempre la carne abierta
al igual que puertas y balcones,
expondré sin medida ni cautela
los signos del peregrinaje y su dolor amigo,
así recordaré como la senda
es lo único importante
para no olvidar que la anestesia y sus secuaces,
embalsaman las horas,
asesinan sin pudor la única vida posible.

Caravaggio 1593-1610

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .