Florencia Fontan, poema “Aquietado Cuerpo”.

Aquietado cuerpo.

Puede que el gesto que nos nombra,
el que prendes de admiración
o de atenta indiferencia,
no nos pertenezca y sea mueca,
impronta pasajera sin mensaje
ni oculto devanar de lisonjero brillo.
Un instante apenas entre párpado
y memoria. Simple agua rota.

Así el lenguaje del cuerpo,
cuando nadas o luchas en la arena,
o se hastía caótico sobre el diván
de una tarde expuesta a la sombra
de los palmerales sea solo eso,
un continente de músculo y saliva,
el pasaporte conveniente
para huir a ignotas tierras
durante al menos unos breves minutos
y así olvidar que tan solo moras,
durante fugitivo momento,
en las vastas ínsulas
de mi muda memoria y geografía.

Jocker (2019) Tood Phillips

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .