M. Martínez, poesía “Punto Uno”.

Punto 1.

2.5
La ciudad se rompe en esquinas
mientras contemplo el mugir
gregario de los autos.

2.6
Los pies bailan sobre las baldosas
rendidas en chicles
y restos de vocingleras Proclamas.

2.7
Contemplo los escaparates iluminando
sueños terrenales, ofreciendo un Edén lejano,
muy turbio, sin espada de fuego
ni amigables sierpes.

2.8
Entre la calderilla del bolsillo
el Alma tintinea bruñida en cobre,
mis manos haraganean
y sienten el metal
transformado en decímetros,
en niveles donde se asientan
dolor y esperanza
en inseparable naufragio.

2.9
Intento comprender el inconsolable
lamento de adoquines,
el Estupor del mármol
desenterrado desde el espíritu del sueño
y arrastrado a erigir apócrifos
palacios y lúbricos templos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .