Florencia Fontan, poema “Adiáfora”.

Adiáfora.

La espiral del cuerpo,
ese mirar por la ventana desde el lecho
y comprobar como todo continúa
elaborando una metáfora asequible,
azul de cielo, embebido crujir
de vocingleras golondrinas,
o las vegetales cimas
de abetos y cipreses.

Resulta posible que los ojos,
aquellos cuyo vidrio
el paso de las estaciones partiera,
se extasiaran sin saber el por qué
con tanto encendido aroma,
tanta sutil melodía
y no cuestionara el paso de la nube,
el lejano cántico de voces infantiles,
o el despiadado tañer del chiflo
de afilador invitando a Hipnos
a embelesar la tarde
entre balancines y volátiles sedas.

Más todo sique aquí, igual,
expuesto a la avaricia de mantis
y al impulso de ser una pitia
conocedora de la única
misteriosa verdad viable:
Nada importa, del cuerpo la espiral,
del cielo el azul todo
y vergeles cimas de cipreses y abetos.

Vincent van Gogh 1853-1890 “Campo de trigo con cipreses”.

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .