Florencia Fontan, poema “Obligado Latir”.

Obligado latir.

Era inmensa la tarde,
colosal el tiempo en que las sombras,
como viejos perros hastiados se estiraban
buscando amparo en los chaflanes,
cobijo al lado de las inquietas escaleras,
o en el zaguán desmayados mientras permitíamos a la puerta
guiñar su único ojo de párpado de madera.
Por su globo de cristal
llegaba el fresco bálsamo
de amigas olas, el sufrido eco helicoidal
de las caracolas muertas.

Suspirar agrandaba el corazón
encogido por soñar inverosímiles quimeras.

Enamorada del amor
en un banco sentada entre deshiladas plataneras.

El verano confabulaba
de alambre deseos, codicias de cuerda,
mi ignorancia sobre el beso
me hacía temblar
como una loca marioneta.

Kitagawa Utamaro (1753 – 1806)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .