Ignacio Campoy, poema “Silentium”.

Silentium.

El silencio de la piedra.

La brisa presta murmullo
a la mudez del bosque,
el arroyo en su cántico
verbos impone a la fuente,
voces alienta en torrentes
que, callados, ecos al pozo
entregan en la noche silente.

Muda traslación de astros.

Las cosas acalladas
prosiguen en ese estar
perpetuo, siempre mudado.

Desierto o estero,
arriba primero,
ineludible otrora abajo.

Sobre la rama un canto
de alondra quehaceres hilvana,
un croar de rota lata
se sumerge por la charca.

En recogido silencio
viven las cosas:
El brillo de los ojos,
la perpetua hoja,
el sosegado cántaro.

En murmullos la vida
entrega sus dones y,
callada, asesina la sombra
de mil moribundos soles.

Fotograma Vídeo Juego NieR Autómata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .