Ignacio Campoy, poema “Dios se Asoma al Mundo por mis Ojos”.

Dios se Asoma al Mundo por mis Ojos.

Absorto he contemplado los eslabones que desde mis dedos de espanto parten,
tortuosas cadenas enhebrando intangibles cepos que el carrusel mantiene gimiendo por siempre,
eterna farsa girando.

Allí danzan los gestos,
el arrastre de aspaviento primitivo.

Ando y se extiende la vereda sinuosa por vértices y orillas,
alzo los ojos y el azul confabulado vierte un terror de nubes,
de encarceladas alas,
el fragor de vientos menestrales apacentando cirros y nimbos,
llanos agros en germen de arcilla.

Igual entonces regresas,
y todas las posibles formas contienen la misma esencia,
igual querencia de virtuosas semillas.

Tu nombre digo y repite el estrépito sílabas dispersas componiendo dispares melodías de parejo paso que al encuentro imprevisible invitan.

Miles de rostros te sujetan,
en cientos de bocas te descifras,
reapareces cada vez que el gallo canta y danzas o maldices según la sangre dicta.

Sueños hemos levantado,
huertos en bravos volcanes
y en la esquiva selva labrantías,
paredes en la persistente nada,
moradas de víscera y adobe,
blasfemas y fatuas torres donde ocultar a un dios,
encadenado,
vencido y humillado consintiendo el error que nuestra propia mentira le dicta.

insecto1 (2)

1712295217368.barcode2-72.default

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .