Miquelius Monk, “Creo que una hoja de hierba…”. Opinión

Creo que una hoja de hierba…


Escrito por: Miquelius Monk
Fecha: 08/V/2020


Palabras clave: “Captain of Industry”, monopolios, “Robber Barons”, trust, eliminar a la competencia, grandes industriales, “Sherman Antitrust Act”, John D. Rockefeller.

Creo que una hoja de hierba, no es menos
que el día de trabajo de las estrellas

Walt Whitman

 

    En 1860 los Estados Unidos poseía una economía fundamentalmente agraria, pero esa situación cambiará hacia finales del siglo XIX, y se consolide como una de las primeras potencias industriales a nivel mundial, igualando el valor de sus productos manufacturados a la altura de potencias como Gran Bretaña, Francia y Alemania. Entre 1860 y 1900, la producción industrial aumentó su valor de casi 2.000 millones por año a más de 13.000; el capital invertido en industria pasó de 1.000 millones a casi 10.000; la fuerza laboral pasó a ser de 1.300.000 a 5.300.000. Entre 1870 y 1910, la población sufrió un incremento del 132%, pasando del sector agrario y rural al sector urbano industrial.

      Toda esta industrialización con su posterior expansión económica, provocará el crecimiento de la riqueza nacional y la mejora de los niveles de vida, pero quien llevará el peso de esa modernidad serán los obreros, que tendrán que soportar largas horas de trabajo, bajos salarios y deplorables condiciones laborales. Mientras las instituciones bancarias se reforzarán en poderosos centros financieros, también gracias a los centros industriales, nacerán grandes ciudades que atraerán a millones de inmigrantes europeos, alterando la composición racial del país.

      El gobierno impulsará y estimulará la industria, ya que con la derrota de los Confederados (1865), se quebró el poder político del Sur afectando a su importante producción agrícola. El partido republicano defenderá el mundo de los negocios tanto a nivel estatal como federal.

“Captain of Industry” y los monopolios.

         Estos individuos que protagonizarán el final del siglo XIX y principios del XX serán conocidos en su tiempo como Captains of Industry y posteriormente como “Robber Barons”. Aparecieron en el imaginario colectivo como explotadores de la clase obrera e inflexible con las capas más bajas de la sociedad, sumergidas, según ellos, en su propio fatalismo. Su ética y filosofía se basa en la competitividad y para obtener sus propios objetivos no dudaban en utilizar el chantaje y la corrupción. Procedían en su mayoría de la zona de New England y de origen anglo-sajón, de creencia protestante, con escasa formación, pero con una ansia de poder y riqueza desmedidas, algo que no era muy ajeno ni se distanciaba del sueño del hombre medio americano.

         Pero ¿Qué son los trust?

Son asociaciones o consorcios que surgen para evitar o superar la enorme competencia de la industria, eliminando la competencia, que cada vez era más creciente, que son consideradas ineficaces y amenazantes para los beneficios de la empresa. Un modelo del trust movement fue la de McCormick Harvester Company, de Chicago, y la American Sugar Refining Company, de Henry O Havemeyer. Los estadounidenses miraban con temor la proliferación del trust y el repentino enriquecimiento de los grandes industriales, convencidos de la necesaria intervención de los Estados para restablecer la competencia.

          Diversos Estados respondieron a esas protestas populares con la promulgación de leyes que prohibían los monopolios, éstos tenían más poder que los Estados y una ley contraria a los intereses de aquéllos pronto venía a ser sustituida por otra de carácter favorable. La frustración ante esto provocó que los adversarios del trust pidieran la acción del gobierno federal.

          En el año 1890, el Congreso aprobó, casi por unanimidad la Sherman Antitrust Act, una ley presentada por el Senador de Ohio, John Sherman, declarando ilegal:

“Todo contrato, combinación en forma de monopolio o de otra manera, o conspiración, en la contención del negocio o comercio entre los diferentes Estados o con naciones extranjeras. Y culpando a: Toda persona que monopolice, o trate de monopolizar, o combine o conspire con cualquier otra persona o personas, para monopolizar cualquier parte del negocio o comercio entre los diferentes Estados o con naciones extranjeras”.

          La ley no dio resultados dejando a los tribunales de justicia la determinación de sus contenidos y al no poder entrar en vigor sin la cooperación fiscal general. La fuerza del capitalismo industrial se hacía sentir en la sociedad americana, una fuerza que, en la década de 1890, sería reforzado por el capitalismo monetario.

      La figura de John D. Rockefeller y la Standard Oil Company en la industria del petróleo es un ejemplo de Captain of Industry. Nació en 1839 en Nueva York, convencido baptista, habiendo hecho una fortuna en el negocio de la carne y el cereal, invirtió su capital, en 1863, en una refinería de petróleo de Cleveland. En el año 1870 fundará la Standard Oil Company eliminando así posibles competidores, adueñándose de los campos de Pennsylvania, West Virginia y Ohio ricos en petróleo. Su método de trabajo consistía en la venta de productos a precios inferiores al de su coste real en mercados selectivos, provocando que sus competidores se arruinaran, el fraude en el transporte, la discriminación, las compañías falsas, el espionaje, sumando un largo etcétera, en 1879, Rockefeller controlaba aproximadamente el 95 % de la industria de refino de los EE. UU. abriendo sus productos al mercado mundial. En 1899, las distintas filiales de la Standard se unieron legalmente creando el gigantesco holding de la Standard Oil Company of New Jersey con un capital de 110 millones.

         En 1911 el Tribunal Supremo de los EE. UU. dictaminaban que la Standard Oil había incumplido la Sherman Antitrust Act.

Toda persona o animal tiene derecho, por el simple hecho de haber nacido, a la parte que le corresponde de la riqueza que atesora el mundo, y nadie puede hacer un todo propio de lo que pertenece a todos, porque se lo estas robando al resto, solo para enriquecerse a sí mismo. Por ese principio basado en el derecho natural deberían de ser considerados enemigos de la humanidad aquellos que acumulan.

 

¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aun el calor de la tierra? Dicha idea nos es desconocida.
Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas ¿cómo podrían Uds. comprarlos?

Carta del Jefe indio Seattle
al presidente de los Estados Unidos

 

Ficha Técnica de la Imagen

Autoría: Frank Arthur Nankivell

Descripción de la imagen: Ilustración que muestra al presidente Theodore Roosevelt simbolizado en la figura de un niño que lucha contra dos serpientes, representado estas como Nelson W. Aldrich y John D. Rockefeller.

Lugar y fecha de producción de la imagen: 23 de mayo de 1906.

Fuente o procedencia: Fuente secundaria mediante la página web: http://www.loc.gov/pictures/item/2011645893/

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .