M. Martínez, poema “Nefelibata”.

Nefelibata.

El ave dentro vuela de una frágil esfera
y el dolor adentro hierve,
la sed,
el curso breve del río,
la infinitud hecha ribera,
discurren en interior espasmo íntimo,
perfecta ilusión que desde afuera
en las turbias entrañas me encadena.

Ríes e interpreto la bondad de remontar
sobre tejados y cordilleras,
callas,
y el cosmos es un solar de piedras
flotantes en lejanas órbitas quietas.

Me hablas de lugares por mí ya visitados,
la muda plaza, el brocal del pozo,
hablas,
la senda donde la tarde enmudece
columpiada entre abedules y mundanos álamos,
alféizar elijo porque en él ya estuve
y en instante alguno sospeché tu paso.

P1000093 (4)

1712295217368.barcode2-72.default.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .