Nerera Atutxa, poema “Miniver”

MINIVER
Árboles dantescos me mostraron el camino.
Todo era silencio.
Exceptuando el humo que brotaba de mis poros.
Esas pequeñas llamaradas de calor que el cigarro respiraba.
Y el sonido de un tren, a lo lejos.
La nada irrumpiendo en aquellas calles vaciadas de huesos.
El sonido de las teclas de un piano destellaban en aquel parque.
Armoniosa sinfonía que recordaba el ser.
Porque, no se es bajo aquella afonía.
Las escaleras del infierno subían hacia la colina,
imitando lo que algún día un Zeppelin cantaría en grito.
Con prisa y en sigilo, los pasos acelerados salpicaban charcos de miedo.
A cada paso, el chivato del balcón interior intervenía.
No salgas. Quédate. Cuidado. Silencio.
Los granos de lluvia que aún quedaban en las cornisas, avecinaban tormenta.
Prefería mojarme a no sentir gotas de lágrimas en el encierro.
La noche era extraña, el vaho de las alcantarillas te cegaba de perspectivas.
Al adentrarme entre los robles distinguí
el contorno de la libertad y de la palabra,
con gabardina verde y el alivio en los pies.
Quedamos a las doce, cuando el reino debe dormir.
Dos paladines separados por escaleras, en aquel jardín clandestino.
Juntas, escuchamos el mutismo de la ciudadela y
como el claustro se arrepentía.
El control desatado de las venas nos hizo reaccionar y,
así es, cómo comenzó la oposición.
Un escenario de verdad, maquillado con ojos en las almenas.
Flechas de información que cruzaban cada acera con la desconfianza como diana.
Aquello era lo que estaban deseando, delatores;
arrancar los suspiros de los labios de opositores; de-mente.
No te asustes. Respira.
Huye.
Era 1984, en Londres.

Cartel de la película Metrólopis (1927) de Fritz Lang 

xxxmetropolismarquee

2 Comentarios

  1. Diego Moreno

    “lo que algún día un Zeppelin cantaría en grito.”

    “Exceptuando el humo que brotaba de mis poros.”

    “Árboles dantescos me mostraron el camino.”

    “Un escenario de verdad, maquillado con ojos en las almenas.”

    Mis imágenes favoritas de estos versos. Bien tu poema pudo haber sido un cuento surrealista, pero así, lírico, le da un tono que me sabe una melodía gótica. Si acaso existe esa categoría, jejeje.

    Me gusta, me gusta 😊

    Le gusta a 1 persona

Responder a Diego Moreno Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .