Florencia Fontan poema, “De Aquí a Que Pasen Mil Años” (De T.N.U.).

De Aquí a que Pasen Mil Años.

La mañana escalando las paredes,
sin piedad las persianas asaltando
y esos ojos que por atrás regresan,
columpiados desde el éter
y en alcohol confabulando.
Estoy segura de eso, reíamos
y creímos haber descubierto,
lo hubiera ante dios jurado,
la sed primera en esos labios.
Café, tostadas y los pantalones
en somier y mantas dócilmente enredados.
Dijiste algo del centro, sobre el sincopado
recorrido de un bus, de una concreta,
tal vez una específica parada.
Regresando a ningún sitio repaso
hechos y orden, no tengo el teléfono,
carmín una mancha en el antebrazo
donde el número se ha volatizado,
epidérmico criptograma irrecuperable,
sin esperanza de poder interpretarte
ni humana forma de regresar a conseguirte.

Esperaré otros mil años.
Algunos más de seguro, ninguno menos,
para volver a no encontrarte.
Entre dos puertas, de eso estoy segura,
se asfixia por siempre el aire.

P1000075_LI (6)

1712295217368.barcode2-72.default.png

2 Comentarios

Responder a Siniestra del Aíre Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .