M. Martínez, poema (De Fútil Imaginario) Excusas.

Excusas.

En silencio admiras ese gusto,
la inclinación por el sonido limpio y preciso,
el arpegio perfecto, el coral acorde atronado.

Con el volumen y la forma te extasías,
metal ayer candente dulcemente golpeado
creando arquitecturas en lisonjero espacio.

Te postras ante lo inane cruelmente modelado,
frío magma torso hecho de esencia volcánica
o atribulada madera en divinidad pontificando.

Renegar no puedes del humilde y ruin barro,
en su lascivo cuerpo por siempre impresos,
tu mano, la huella del hermano, mi costado.

Gozas la terrosa presencia de la textura
de cientos de pigmentos hábilmente ordenados,
brillos confabulando sombras, colores en el cielo
alumbrando soles, y aéreos fingidos pájaros.

Te consuelas repitiendo, mil veces macerando:
—Todo ello la podredumbre justifica
de ser el desconsolado mono vestido,
el simio al que llaman humano.

ancestros2 (2)

1712295217368.barcode2-72.default.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .