Ignacio Campoy, poema (Inevitable Equipaje).

XIX. Inevitable Equipaje.

Cuando te invoco
y surges de este interior cinematógrafo
accionado en mí cabeza,
dispersos desde anaqueles,
o de las baldas y estantes que conforman
el personal bestiario del recuerdo,
acuden enlazados en sutil urdimbre,
del palangre de la memoria prendidos,
pedazos, segmentos, a tu presencia amarrados.

Ignoro las causas, los motivos de esos anudados
enlaces que junto a ti llegan irremediables,
completándote, ultimando la definición
alguna vez poseída más allá del verbo
y sus traicioneros por baldíos significados.

Así regresas cuando te exhorto
escoltada de lazos y cometas,
junto a un sólido oleaje de bígaros y caracolas.
Enredada traes la ferviente arena de mercurial playa,
voladores columpios en relegados jardines
y diábolos de céfiro eclipsando sediciosos soles.

Azul nombro…


y es la tarde frente a una balaustrada añicos hecha,
lisonjas y palmeras en bicicleta, toalla de plenilunio,
tibia marejada de terral alborotando la cabeza
y el sacrosanto, tez con ojeras, verdial de la pereza.

Mikhail Vrubel (1856-1910)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s