Ignacio Campoy, poema (Migas de Pan).

XVIII. Migas de Pan.

Aquí me encuentro,
aquietado en ese inexacto transcurrir,
desacertado pasaje de intervalos, segundos,
y dispersos lapsos. En un extremo…
en el otro la causa sin efecto, la conclusión
sin dilema, encrucijada:
bendita palabra sin recurso ni antónimo.

En este momento, aquello que decías,
la euritmia de las olas, los impares verbos,
o el destilar salobre entre tus dedos,
se estrella contra una roca impávida,
inane solar mi planta de volátil astro
y rastrero lunar espliego.

Insistes desde el ayer, instas incasable
y queda regado el cieno de ammonites
pulcros e indefensos. Lo dejaste sobre arcilla,
una vez y otra, impreso. Dibujos en la caverna,
unas cóncavas caderas, el pubis, nunca un labio,
la torpe advertencia jamás de un simple verbo.

Ahora nada importa,
me desagua la lluvia y peno del sol
su veraz y cardinal heliocéntrico sosiego.
En vitrinas del polvo salvo contengo tu rastro,
pero las migas, esas pequeñas excrecencias
forjadas en trigo y viento, las airean las aves,
devoradas son por mi rota boca
y el intacto devenir del hipotético tiempo.

aaaa2 (2)

1901079552065.barcode2-72.default.png

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .