Ignacio Campoy, poema (Incertidumbre).

XV. Incertidumbre.

“Los conceptos científicos existentes cubren siempre solo una parte muy limitada de la realidad, y la otra parte que aún no se ha entendido es infinita”.
Werner Heisenberg.

Seguro alguna vez te amé,
lo presiento por esas virutas de lápiz
que aparecen esparcidas junto a la mesa,
o por ese ronroneo persistente
de un ritmo, una campana
que en la lejanía tañe trayendo aromas,
olores íntimos que no me pertenecen.
A veces pienso en un patio,
en el envolvente efluvio a sábanas tendidas,
la fragancia dulce de una plancha caliente.

Al llegar la noche cierro las puertas,
una por una, de todas las habitaciones
trabo las cerraduras, sin mirar dentro,
sin abrir los ojos por temor
a encontrarme contigo y no saber qué decirte,
no poder explicar dónde dejé el cuaderno.
Mal duermo después sobre un diván, dejo,
con temor, algunas parcas luces encendidas.

Seguro alguna vez nos amamos,
lo intuyo en la hojarasca
que al lado de la alfombra se arremolina.
La luz de amanecida trae un nuevo día,
desde los negros ventanales de esta torre
al mundo contemplo, ese en el que no estás,
el mismo donde tu presencia únicamente
se ondula y vibra dejando inciertos matices,
fortuitos rasgos de dolo y pura criptografía.
Te imagino esperando en algún remoto lugar
la llegada de un tren.
El resto, las huellas, son lápices de colores
y dorada hojarasca, pétalos secos de otra vida.

horizonte (3)

1901079552065.barcode2-72.default.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s