M. Martínez Fdez, poema (De Siniestra Del Aíre).

A Mitad de Camino.
Tras de sí,
acaso contemporizando un tiempo,
lo hermoso distante late sorprendido
por las fuentes, aromas,
frágil aroma que el pétalo
en la memoria eterniza.
El instante que comienza,
un suspiro que volar exige,
allí donde el roquedal
es una excusa espumosa
damos juramento de luz,
comprobamos que el tiempo
es tan solo unas melodías.
Vendrán entonces las tormentas solares
a confirmar donde tus ansias anidan,
vendrán de noche
como tardías caricias
a un corazón aún no llegado,
aroma y estéril sueño volátil.
Un hombre medirá sus años
mientras se acercan,
un hombre que mira por la ventana
del quehacer como sufre la noche
entre abalorios y acude el día.
No preguntes.
No desees saber su nombre.

P1000389 (3)

1805057000787.barcode2-72.default.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s