Poema por Ignacio Campoy, “Instante”.

IX. Instante.

Observa el ojo de la nada,
el reptil que lo sustenta
combate el instante, ese segundo
donde todo parece creíble y claro.
Sus labios musitan factibles
entelequias, probables finales
a un camino incierto y terrible.
Toda eufonía proveniente de su boca
suena en los oídos dulce, tibia esperanza
donde descansar pasado mañana.

Mira sin pestañear el melancólico iris,
negrura distante y amiga, el pozo,
el huerto, estampas vívidas de eso
que nombramos pasado. El enorme
lagarto susurra enigmas:
Venimos descalzos a un mundo de zapatos.

El saurio en la amígdala hace un nido,
hermético gobierna tu cerebelo cansado.

ojos (2)

1901079552065.barcode2-72.default.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s