Florencia Fontan, poema “Acuarelas y Caracolas”.

Acuarelas y caracolas.

Hasta el feroz rompiente trajiste la ola
y en la cadera quedó dispersa
la lengua que hablan luceros y anémonas.

De perfil te recibía, así la marejada
de brazos y mordientes encías
caracoleaba rasgada en inútiles malecones
y esclusas asustadas. Contempla guijarros,
las finísimas piedras que en las ínsulas
de los pies circulan y se arrebujan.

A rebato convoca el océano a sus hijas.

Presa de la aurora dejé atrás tierra
y continente por obligado mandato,
hermana de cormoranes y albatros
surqué el contorno de tu anatomía
rumbo ya de salífera patria.

No me nombres, tu voz ni alcanza
ni medra en tan verticales acantilados.

Si me recuerdas atesora la lágrima,
impregna la esponja que en el vano dejé
de la alcoba olvidada. La sal devolverá
a tu cansada esencia un mínimo rasgo,
el incipiente reguero de escamas y ese
sonido de branquia alarmada. No cejes.

La mar te devolverá acuarelas y caracolas.

P1000066 (4)

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s