Florencia Fontan poema, “Pan Nuestro de las Aceras”.

El Pan Nuestro de las Aceras.

Tiempo dibujando paréntesis en las calles,
hábiles los dedos componían fábulas simples
del cacareado —¡Pasen y vean¡ — Arlequín bailaba,
recogía Pierrot infecundas, dulces monedas.

En el fondo de la caja, decapitados rostros,
diminutos semblantes de Polichinelas
y el tul celeste de la bailarina perpetua.
A pesar de ello confiado andábamos,
la nueva greda llegaría ahíta de agua
para rellenar y tapar sombras y ausencias.
Broches, abalorios, dragón del alicate
y engarces que amarran sin cadena.

De aquella época apenas quedan
los tristes armazones de alambre
sosteniendo coloridos jirones de tela,
revueltas madejas de sedal para el ánima
y el fragante cáñamo que diera alma
a la muerta materia. Apenas eso, y la acera.

IMG-20150915-WA0001 (6)

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s