Florencia Fontan, poema “Los Días Primeros”.

Los Días Primeros.

Lo supimos desde el principio,
giraba el camino hacia un rumbo distinto
mientras todas las persianas bajabas
terriblemente convencido de ello.
Sobre el sofá el acorde del dolor dormido
en construir se afanaba volátiles ocultos imperios
a los ojos de los ridículos mortales.
Un paso hacia adelante, eso bastaba
para la llama prender del terror intermitente.
Lloramos y reímos por unos instantes
convencidos de que, “eso”,
era a la vida lo más parecido. Engrandecida.

Pasó el aliento, los susurros el desván
abandonaron y las calles florecieron
en apagados tintes demacrados.
Hoy al andar miro los zapatos,
desde entonces los ojos tornados
cucarachas los adoquines recorren,
no se alzan, articuladas patas esquivas
de las pestañas los llevan, les traen,
transitan erráticos mostradores
y el mortal laberinto de almohadas y hospitales,
corrompiendo el primer aroma,
aquel empuje vital inicial pervirtiendo.

Aseguraste era un sueño,
lo más parecido a un auténtico sueño.
E insististe afirmando, no miento.

COMIENZOS1dada (2)
Tristán Tzara.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s