Poema por Ignacio Campoy “Sacerdocio”.

44. Sacerdocio.

Dijeron “tiempo”, un suceder
de relámpagos, de esbozos estáticos
e imperfectos, fundaron
el acontecer, la piedra cayendo
y el siempre incierto pasado.
Así con el albor, la nívea nube,
los días impares y los aerosoles.

Ahora nadie dice nada.

Palabras, invocaciones de aíre
proferidas por el nigromante.

Paciente, el imaginero talla,
deshace la madera en virutas
y maleables espirales, mientras,
dentro, escondido a los ojos
el guerrero espera paciente
la liberación definitiva. Muerte.

Me pediste el óbolo y entregado
fue sin medida, poco a poco
inmensurable destilé la imperfecta
savia que envuelve lo cotidiano.
Ahora es el momento, justo punto,
liberado por el tiempo de anhelos
y deseos veré al dragón. Mi amigo,
mi terrible y único hermano.

Illustration from 19th century

1901079552065.barcode2-72.default.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s