Miquelius Monk, poema “Vestigios”

Vestigios

Afloran concéntricas urbes
en la ribera oriental del Éufrates
a escasos kilómetros del mar,
actual extremo septentrional
del Golfo Pérsico y Bagdag.
Adobe muralla de Uruk emerge
donde las aguas encauzan su enredo
en aluviales deseos.

Tendidas las cabezas
sobre el polvo del suelo,
una élite culta desenmascara
rostro cielo enmarañado,
arañando su arado con semillas
germina la calenda,
trayendo el laberinto del telar, la roja metalurgia
y para las ansias de volar la vela.

El discurso se tuvo que hacer legible,
y las primeras escrituras que imaginaron,
vino de la forma que deja la impronta
de la cuña en el barro.
Sumerios que usaron la palabra
de forma ideográfica, abstrayendo los signos,
cambiando ideogramas con silábica grafía,
que con el tiempo, fueron simplificando.

Las murallas ovaladas se deshicieron
en las huellas de los amorreos
y sus manos destructivas,
aquellos que comen lo que Nannar prohíbe,
viven en tiendas,
expuestos al viento y a la lluvia
ignorando el rincón de los dioses,
y con éste grito, los zigurat de arcilla sucumbieron.

Hicieron migrar duras sequías y la voz del trueno.
Pueblos pastores preguntaron por la huella tinta tierra
donde los cananeos cultivan la vid y plantan el cedro.
Biblos, llamada así por los griegos,
portará la profunda herencia melífera
guiados por la estrella fenicia,
transportando pistilo trinar del alfabeto.

guerreiros-assirios-retratados-em-escultura-em-relevo-55fc5eab027f4.jpg

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s