Florencia Fontan, poema “Infancia”.

Infancia.

Cansados buscamos un cuartucho,
un lugar insano donde festejar
el vidrio roto, los adioses dados
a tanto ayer propio, inexcusable.

Ropa tendida y un olor a olla
con garbanzos, cierro los ojos.
Calla, vierte un silencio respetuoso
y místico. En ese hedor que asciende
por el ojo de patio, detergente aguado,
yerbabuena muerta
y el terrorífico canto de un pájaro,
allí jugué cuando el tiempo era infinito
y el mundo un diábolo huyendo eterno
hacia arriba. Ahora, que sobre la cama
miramos al techo, descubro un teatro
mil veces repetido, justamente acabado.

Ambos lo sabemos,
seguirán sucediendo de albas miríadas,
más no existirá ningún mañana.

patio-vecinos-calle-oviedo_1139896315_69087856_1413x1024 (2)

5 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s