Poema por Ignacio Campoy “El Ángel”.

40. El Ángel.

El mismo río, su agua fluye
incansable vertida desde un cielo
humano y carnal. Infinita noria
de días y cansadas esperanzas.

Empecinada la hierba en verdecer
laderas y valles, flor, airosa piedra
insepulta en líquenes abrigada.
Fría heredad renacida en musgos.

Dejaré aquí botas y papeles,
viejos daguerrotipos de rostros
sustituibles e intocables paisajes
que nadie recordará ni echará en falta.

En este jardín canté y exiliado anduve,
indefinible añoranza sin forma
ni lugar señalado. Plegarias compuse
al único aliado posible. Luzbel. Hermano.

Mano amiga que entrega rueda y hoguera.
Cruentos cuentos aleccionando
sobre la sombra y su efímero cadalso.
Venablo sin promesa de falso renacer
en lugares soñados. Cruda realidad,
entregada, de insolente niño desterrado.

dsc05845 (2)

1711144818954.barcode2-72.default.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s