Florencia Fontan, poema “Un Hábito de Vida”.

Un Hábito de Vida.

El olor a incienso por el salón,
la voz de trinchera de la Piaf
concatenando “padam”
colgados de un arenoso vinilo,
reproducciones de Warhol en las paredes
y los códices sagrados por los estantes,
Camus, Cortázar, sonrío, creo conocerte.

Vienes desde el fondo de la estancia
y junto a ti camina un ebrio mayo
maldiciendo la inútil sangre de Vietnam.
!Vive la France!
Y es lo mismo, afirmas categórico.

Igual río de necios, la misma invertebrada
indolencia de los ignorantes y, lo peor,
el pusilánime convencido en creer
que sabe una docena de fatuas verdades.
Así, mientras tanto, Goliat rechina dientes
a través del altoparlante, las comadrejas
tiemblan de pavor y nosotros apuramos
un trago sin tan siquiera mirarnos a los ojos.

2 Comentarios

  1. pazlabrasdeluz

    Siempre mutaron más deprisa los más astutos, fuertes y con más recursos, los resistentes, soterrados a la busca del momento en el que derribar o mutar lo que fue bueno, transformándolo para su propio beneficio. Anclarse para navegar nunca fue conveniente. Cambiar el paisaje, implica cambiar la mirada y la perspectiva.
    Vigilemos las convicciones, todas vienen con fecha de caducidad y la esperanza está en que también sean derribadas por los que vienen detrás.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s