Poema por Ignacio Campoy “Tiempo”.

37. Tiempo.

Todo estaba previsto.
Este páramo y los ocultos vergeles,
alta la nube, el azul reflejando
esteros y salinas. La luz y sus precisas
sombras, el río, la dorada playa
de efímeros pobladores. La noche
de blanco encaje derramado
sobre negro firmamento. Soles, distantes.
Y esa malsana costumbre, a pesar de todo,
de seguir paso a paso pensando.

Todo presente.
El puerto en miel embalsamado,
la gaviota como sonora exclamación
de asombro, sucediendo lo mínimo
en un aleluya mudo y constante.
Asombro de mirar y ver,
del sonido y su metáfora fascinación.
Imposible imaginar un reloj
tan preciso y ecuánime. Lapso, lejano.

Entonces pensamos en el tiempo,
y es el tiempo, implacable,
el que comienza a pensarnos.

relojes blandos (2)
Superior: La Persistencia de la Memoria. Inferior : Relojes Blandos. Salvador Dali (1904-1989)

1711144818954.barcode2-72.default.png

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s