Miquelius Monk, poema “Latrocinio de la memoria”

Latrocinio de la memoria 

A Victoria, mi abuela

Somos fútil extracto sepia
al contemplarnos frente a la coyuntura,
pequeñas vetas de luz derramada
por el ventanal de viva apariencia.

A veces, sólo cuando tengo fuerzas
para poder imaginarte, puedo llegar a ti
a través de aquella sima del cuerpo
donde creo que se fabrican los sueños.

¡A la fausta lumbre pertenecemos!
Que al recordarnos, fulgor
luminiscente esboza. Ella eterna,
viaja y muere en el olvido de sí misma.

A un desmayado juicio te inclinas
ante un jardín inglés que renace,
y yace, lo que antes era geométrico,
tus adintelados pensamientos
destronados al palacio del olvido.

¡Han cruzado el limes!
Huérfanas fuerzas
portan tesoros crisoelefantinos,
de lo poco que queda
del templo de la razón.

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s