Florencia Fontan, poema “Ángeles de Otoño”.

Ángeles de Otoño.

Llueve, solo la voz ajada
de Amy cobija la tarde mientras,
convencido del valor de la palabra,
exhortas a la Muerte para que deje
de amar a los más bellos arcángeles.
Y recitas nombres, Janis, Hendrix,
afuera el cielo indiferente
dibuja sobre el cristal efímeros
ríos pasajeros como lágrimas.
Recuerdas a Kurt, Morrison
y en un arranque de orgullo nativo
reivindicas a Ritchie y le otorgas
las alas que La Niña Blanca le impuso
entre efímeros vítores y locos aeroplanos.

Ay, arriba, arriba,
por ti seré…“.

Llueve, el vinilo hace presente
un tiempo lejano por ti no vivido
y el repiqueteo que la aguja
arranca al plástico inventa una falsa
hoguera, una fogata a salvo
de la mansa lluvia justificada
en otoños y sábanas madrigueras.

Life happens.
There is no point in being
upset or down about things
we can´t control or change“.

El aguacero pasa y no,
no tiene sentido enojarnos o maldecir,
esa agua ahoga, fecunda las huertas
y resulta la excusa perfecta
para injuriar y amarnos hasta el hartazgo,
quitar el polvo a los viejos discos,
beber anís y comer castañas.

rain-980076_960_720 (2)

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s