Poema por Ignacio Campoy.

10.- Anochecer.

Se detuvo de repente la tarde,
y las presas sombras de las cosas
quisieron volverse agua.

Estático todo, quieto estanque
sin ondas, sin aíre muda la palabra.
Silente diálogo, mudo ladrido,
sístole, parpadeo, todo aquietado.

El orbe entero un escenario fabula,
absorto, cuando tu voz acallas,
y solo permites con suave gesto
el diario tránsito de la oscura nada.

Imagen: “Siniestra del Aíre” (Tinta) M. Martínez.

1711144818954.barcode2-72.default.png

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s