P1000077_LI (3)

Campos del Alma.

La luz dorada,
mirar un ámbito de oro y resplandores.
La tristeza desahuciada gime
sembrando, silenciosa u olvidada,
un campo de terrores animales,
hileras aquejadas de florecientes cuerpos.
Lunar surco,
almendros y torsos.

Gigantes crueles sestean
bajo el tallo de los dedos ajados.
Dios es un perro
que se lame dormido en sí mismo.
Dolor descarnado
sobre los fértiles vergeles, edén.
–Recogeré miembros sutiles,
errónea sangre
y al final soñaré
el éxtasis de las cordilleras bucales.

Adán vaga, medita sobre el error y vaga.
La arcilla y sus manos no son suficientes,
homúnculos, un gólem, la culebra muda la piel
y le ofrece un sueño, un susurro donde
resulta fácil condenarse.

1710023669274.barcode2-72.default.png