No me incomodan
los silencios
cuando
no hay nada
que decir.

Un simple cigarrillo
a la 1.30 AM
y una voz de fondo
cantando “disorder”
a ritmo de punk
es suficiente.

Los silencios
no incomodan más
que una composición
de palabras
elegidas
como quien elige
una hamburguesa
del Mc Donald’s.

Y la mayoría
de las veces,
compartir espacio
con un gato
es mejor
que compartirlo
con cualquier humano.

Gatoto.jpg