Nerea Atutxa “Infinito vertical”

Que pensaran del mundo.

Que pensaran del mundo aquellAs que lo transformen, que lo formen, que lo imaginen.

Que pensaran del mundo aquellAs que ahora lo trasformamos, que lo formamos, que lo imaginamos. O por lo menos, lo intentamos. El jueves es una fecha señalada, este jueves; aunque son todos los jueves fechas señaladas, y todos los días del año, de todos los años. El 8. Un 8 presente, una bola de billar que no se debe eliminar de la mesa, el suelo de terciopelo verde que pisa ha costado mucho aplanar y trabajar. Una bola negra, porque las ovejas negras son únicas en el rebaño, en todos los rebaños. Muchas jugadas después de ser embocadas y eliminadas, las bolas negras del número 8 son las que deben quedar en el tablero, junto con la blanca, en igualdad de condiciones, pisando el mismo césped de la victoria.

Frente al resto partidarias, la negra, el 8, se enfrenta a todos los impedimentos del juego. Es parte de la base piramidal del resto de porciones redondas al inicio. Solo al inicio. Al primer toque de realidad, las participantes se expanden por el tablero evitando contacto con la negra, nadie quiere ser la bola negra, nadie quiere verse debilitado por miradas, por comentarios o por ignorancia; y aun así, el resto de bolas se atreven a ponerse en su número. Opinan, sobre lo mucho que tiene que agradecer por que le dejen jugar, siendo ella una más del juego. La bola que lo detiene si la eliminas, una de las más poderosas de todas. La única, que junto con la blanca hace que el juego funcione, que continúe. Sin la bola 8 no habría billar, no habría partida. Un número de Fibonacci perfecto pero a veces olvidado, desprestigiado y observado a través de los ojos de aquel que mira solo sus redondas curvas. Los colores atractivos de su carne y su pintura de diseño enumerándola.

Una bola de 8, negra, activa y jugadora. Jugadora hasta el final.

TodAs somos bolas de 8. Juguemos.

NEREA ATUTXA

IMG_20180307_120530

Fotografía: Sur de Rusia, Anya Romanova entre las clases de la escuela de cadetes, retatrato de Anastasia Taylor-Lind (National Geographic)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s