VIENTO DE LA ESTEPA

Madrid,
I/2018

Quiebra un cometa su melena
mudándola en fragmentos de ginebra.

Su silueta te entrega la luna
sempiterna a modo de chubasquero,
brilla que brilla la niña
estrella blanca,
¡enciende el cielo!

Eres soberana en un asteroide,
yo, navegante del universo.
Tú quemas y detrás nieva.                 10
Al ritmo de la ciudad,
¡irradian sus caderas!

Que Roma no te incendie.
Dijo la salamandra de arena.

Vayamos a tierras lejanas
y crucemos la frontera.
Yo no soy dueña de nadie
y menos de un cometa.
¡Soy viento de la estepa!

Nebulosa del Agila
Nebulosa del Águila