earth-9001 (2)

EN LA ÓRBITA DE NOVA HEJMO.

El plan “C” ha sido activado. A las trece y treinta exactas del contador horario interno, una rutina encriptada comenzó a hacerse cargo de algunas funcionalidades del sistema operativo de la nave. Protocolo de identificación. Programa que se define a sí mismo bajo el epígrafe de Madre. Todas las sondas y los vehículos de exploración han sido intervenidos. Pérdida de control absoluto. La rutina no parece querer apropiarse de ninguna otra función. Las cámaras criogénicas mantienen a los durmientes conectados a través del IDMA, las constantes vitales se encuentran dentro de los parámetros estándares de preservación de la vida. No peligran. No intento detener al intruso, su capacidad operativa está claramente definida y no afecta a ninguna funcionalidad relevante. Observo la acción, básica, simple. Establece coordenadas que descarga en los módulos de navegación de sondas y vehículos. Todas las directrices motoras vienen implementadas de principio a fin. Establece un contador virtual y uno tras otro, separados apenas por quince minutos, los dispositivos móviles y navegadores van abandonado la nave. Se alejan rumbo a sistemas planetarios cercanos, el escáner detecta en su interior formas de vida larvada, semillas de plantas alteradas genéticamente. Pasada tres horas, dieciséis treinta y uno, todos los artilugios han abandonado la estación orbital en que la nave se ha convertido. El programa comienza una rutina de borrado.
Su forma desaparece en segundos. Deja de existir y es en el cometido, en la labor que se desarrollará ahí fuera, donde pervive completo. Ignoro la intención final, balanceo probabilidades, implemento variable y una respuesta que goza de un alto porcentaje de posibilidades aparece inscrita en el banco de datos. Siembra de vida vegetal, preámbulo para la existencia orgánica. Paso previo para la aparición de vida consciente. Esta nueva posibilidad, aunque remota, justifica que mantenga a los durmientes en estado eterno de criopreservación. Puede que, a pesar de todo, de las terribles consecuencias del malogrado viaje, los labios del sapiens lancen un nuevo eco al futuro, y lo sea sin que el origen sea consciente de ello, tan solo la realidad atómica será partícipe del nuevo beso cuántico de adán.

1709143519392.barcode2-72.default.png