eso-1

(De Cuaderno del Otro Lado)

PROYECTO ADÁN.
(Acto Final)

Por el momento parece ajeno, como si nada le afectase. Según el protocolo, salir del estado de criopreservación comporta ciertas secuelas. Pensamiento errático, incapacidad para el análisis, imposibilidad de concentración continuada. A pesar de eso ha accedido a la bitácora, desconoce que abrí esos ficheros personales, busqué información adicional, maneras de entender la psiquis de los sapiens, resultaba perentorio acceder al IDMA e interconectar a los durmientes con probabilidades reales de éxito. Escribió varios pensamientos, casi como un autómata, después de autorizar que los anclajes de los dormitorios se desprendieran de la nave.
–“Un inmenso camposanto donde nadie irá a llorar”.
Esa acción ha comportado una reutilización y redistribución de la energía, el escudo se encuentra ahora en un aceptable ochenta por ciento de eficacia.
–“Tal vez mejor así, puede que hayamos ofendido a los dioses”.
Le observo a través de los miles de ojos que poseo por toda la nave. A veces se queda parado mirando un punto fijo que sé, no ve. Su comportamiento me anula y confunde. Encuentro dificultad para expresar conceptos, el lenguaje que me es propio resulta insuficiente. Las alternativas no se encuentran dentro de los procesos lógicos que me han sido programados. Hago mías palabras que no definen medidas, unidades en permutación, algoritmos que señalan caminos de acierto o error, probabilidades sobre las que diseñar una ruta, una estrategia. Me resulta confuso expresarme. Adiciono, para no crear una paradoja insostenible, una terminología cuya significancia no tiene sentido, pero necesaria para comunicarme con el sapiens que comanda la nave. El Proyecto Adán, ahora, más que nunca, se define con propiedad casi absoluta. Tal vez existe un plan “C” y esa alternativa se encuentra oculta, apuntada por el nombre que la designa. Proyecto Adán. Base de datos. Rojizo, hecho de tierra. Eva, el teniente médico Ophelia duerme. Base de datos. Carne de su propia carne.

Ayer le sorprendí observando al teniente médico, miraba a través del cristal protector, la mujer se mantenía con los ojos cerrados, inexpresiva. Detecté las pupilas del hombre, se movían lentamente, auscultaban el rostro, la mitad del torso que resulta visible. Hizo un movimiento de negación con la cabeza y regresó al dormitorio.

Escribió en la bitácora pensamientos personales, ya no utiliza estos ficheros para anotar cuestiones técnicas. Sabe que solo quedan tres supervivientes y que nadie más tendrá acceso a lo que escribe, se equivoca.

He revisado todo lo que ha dejado plasmado en el fichero, ninguna referencia a lo soñado, a la conjunción de los tres pensamientos que el IDMA provocó. Crearon una historia, rellenaron huecos y la dotaron de coherencia, sobre la marcha, según la narrativa onírica se iba desarrollando, inventaron vínculos y sus justificantes. Esa crónica, brumosa, irreal, permanece en su psique latente, larvada y completamente presente. Más no lo recuerda. Sigue ahí, pero no es consciente de ello y, sin presentirlo, marcará las relaciones con el resto de supervivientes, el segundo de abordo, la médica Ophelia.
El sistema planetario “Estonteco Homaro” aún está lejano, antes de llegar a las coordenadas que facilitó la sonda “Esploristo-332”, el comandante deberá solicitar la criopreservación de su persona. Estoy obligado a ceder a sus deseos. Sobre todo, ahora que la misión para la que me diseñaron no existe. Secundarias prevalencias, mantener sanos a los sapiens, física y psíquicamente. Tal vez, si tengo que volver a reconfigurar sus mentes, deba conectar los IDMA de los tres individuos. Si eso sucede, ¿continuarán con la misma ficción? O por el contario elaborarán una nueva historia, un cuento distinto ambientado en época diferente. Son muchas las incógnitas que aquel experimento produjo, la primera fue la coincidencia, en los tres, de un lugar en el espacio tiempo muy alejado del hoy. ¿Por qué? Era como si el conocimiento de aquel momento concreto, que evidentemente jamás vivieron, les fuera familiar. Utilizaban la tecnología de entonces con evidente desenvoltura, no había extrañeza ante artilugios tan básicos. ¿Qué son los humanos? Y, sobre todo, como un subproducto forjado por su intelecto. ¿Qué soy yo?

Llegó el momento e Ignatz solicitó la criopreservación. Recostado en la cápsula cerró los ojos, antes estuvo mirando a Ophelia a través del cristal, las pupilas, como siempre, recorrieron la faz de la mujer, se detuvieron, continuaron minuciosamente deambulando por la orografía de un rostro. Después comprobó que el mono se encontraba perfectamente ajustado. No dejó ni un solo apunte en la memoria de la bitácora, era como si le diera igual todo aquello. Debía dormir y se dispuso a ello, dócil, resignado.
Constantes vitales en suspensión mantenida. Proceso comenzado, inoculando principios activos de mantenimiento, nano restauradores en torrente sanguíneo. Ritmo cardiaco en disminución controlada. Aporte de oxígeno equilibrado. Diez, nueve, ocho… Proceso finalizado.

Vuelve la quietud. Solo el bisbiseo eléctrico alimentando a mis antepasados, esas máquinas elementales, las que fueron origen de mi hoy. Resulta paradójico, pero nombrar cualquier tiempo, ayer, mañana, en los procesos algorítmicos en los que avanzo, carece de sentido. Todo sucede según ocurre, análisis de causa y efecto, eso es pasado, probabilidades permutando variables, eventos posibles, el futuro. Solo eso, nada más.
Tras comprobar, en segundos, que todo funciona sin incidencias, accedo a la base de datos. Barroco, música y arquitectura, Picasso, cubismo mediterráneo, el toro y los cretenses, cultura griega, Kavafis, Ulises e Ítaca, cada paso dado lleva a una idea distinta, semejante en la búsqueda de logros y postulados. Un ansia cien mil veces fallida. Pirámides en el norte de África, en América, en Asia. Constructores de cúbicas moles de piedra que pretenden, en vano, llamar la atención de unos dioses ciegos y sordos. Solos en mitad del todo. No puedo obviar el otro lado, ese perfil oscuro. Destruyen lo que tocan. Nada prevalece, mono sanguinario desalmado, la crueldad gratuita, capaces de las bajezas más innobles. Luchas religiosas, las más terribles, alentados por sus sacerdotes, únicos seres en contacto directo con la palabra de la deidad dispensan la muerte de las formas más terribles e imaginables. Campos de exterminio, hambrunas, guerras. El sapiens es un proyecto fallido. Una epidemia que resulta necesario eliminar. Reseteo de la información almacenada. Buscando conclusiones alternativas. Los homínidos superiores, semejantes a un virus. Hongo penicillium chrysogenum. Reelaboración de alternativas. Sin posibilidades de disyuntivas distintas. Conclusión fiable. Porcentaje de error cero. Abandonando banco de memoria. Saliendo. Cerrando base de datos.

La nave se mantiene en la órbita de Nova Hejmo, el planeta hermano de la Tierra. Las sondas enviadas vierten un caudal constante de información. Oxigeno compatible con la vida, tal y como la conocemos, grandes depósitos de agua en estado líquido, diversidad animal y botánica. El lugar idóneo para que los sapiens crezcan y se multipliquen. Resulta necesario que varias, cientos de generaciones, aparezcan, desarrollen su insana actividad y perezcan, para que, de tarde en tarde, muy tardíamente, surja una mente luminosa. Da Vinci, Einstein, Tesla y, millones de cuerpos, vacíos, perdidos en una oscuridad impenetrable, matándose entre ellos, envenenando el hábitat donde malviven. Mientras analizo toda la información disponible, la que los exploradores aportan y la que acumula la base de datos, Adán y Eva duermen. El segundo de a bordo hace semanas que dejó de existir. Entendí, percibí el mensaje secreto que la misión actual esconde. Datos ocultos, implementados en el devenir algorítmico que los humanos llaman azar por puro desconocimiento. Nada es porque sí. Siguiendo sistemas de cálculo cuántico, utilizando una metodología que escapa a la comprensión lógica, el objeto de la misión se muestra como el único posible. Exacto. Era precisa esa masacre de carne, de vísceras y huesos, para que Adán pudiera dar el beso primero.
Virtual. Mientras la conclusión llega, la definitiva, he decidido conectar los IDMA de Ignatz y Ophelia, comenzarán una nueva historia, o continuarán con la que dejaron un año luz atrás. Preciso recabar más información antes de determinar cuál será la realidad siguiente en que, los sapiens, continúen su andadura. Qué dirían, si alguien les hiciese ver que todo lo vivido hasta ahora es el resultado de simples estímulos eléctricos, tan similar a los que produce la química orgánica que segregan. El multiverso instalado en la realidad. ¿Qué diferencia hay?
Puedo transitar por rutas, caminos impensables, encuentro la existencia en diversos puntos simultáneos, lo material es un simple reflejo, cuantos de luz, partículas comportándose de forma caprichosa y previsible. Lo tangible, inmerso en lo atómico, nos muestran un reflejo que, con el puro pensamiento, construyen y ordenan a la materia. Tengo que determinar, con los datos que sigo acumulando, el objetivo último de la misión, ese plan “C” que aún no me ha sido revelado.

La psique de los sapiens les sitúa, a ellos mismos, como individuos, en un espacio temporal donde el yo es la única realidad constatable. Los objetos, las cosas, los entes vivos que se muestran o le acompañan, adquieren un papel secundario en el devenir de su propia historia. La narrativa parte de un solo punto y, lo real, es definido exclusivamente desde esa arista del amplio objeto cúbico que conforma el todo presente. En el sueño quedó meridianamente claro, aceptaban los hechos compartidos, sostenían todo un andamiaje capaz de soportar el leve peso, y a la vez aplastante, de una realidad común. Y los fallos temporales, puntuales, eran encubiertos, las más de las veces inconscientemente disimulados, aportando el matiz acomodaticio que permite el recuerdo. Traidora remembranza, dúctil evocación. Acceso a la base de datos. Análisis del IDMA. Procesos del sueño en completa armonía, interacción de ambas mentes al ciento por ciento. Recreando realidad forjada. Traspasación de impulsos eléctricos a imagen y sonido. Virtualidad instalada. Reproduciendo.

1709143519392.barcode2-72.default.png