alice04              Fotografía de Alice Liddell por Charles Dogson.

A Charles Dogson.

“Un autor no entiende necesariamente
el significado de su propia historia
mejor que los demás.”
Lewis Carroll.

Neutro y sin esfinge se proyecta
en la aurora rebasando al ciempiés azul
con su obscena cortina de acento mutilado.
Consciente del subsegundo de la pobre
existencia, Lewis, creyéndose enamorado
pone sobre el reloj un ojo, pero su afán
de muerte no se detiene y Alice crece,
y la sostiene entre espejos y maravillas
con alas, la venganza cruel destila sus armas,
minutos, años, olas de un lago en verano.

Y el tálamo de las inquietudes entona
el magistral silencio y solo te queda el delirio
y la solitaria celda de tus relatos. Delirios
para ahogados, de los delfines finales pleamar.
Pleamor, espadañas y la girándula del equívoco,
confundir la originaria posesión y dejar que la tarde
se eternice y maldecir a los astros mientras
paseas quedamente con tu pie (,) de la mano.
Fotografías con sueños los senos leves de las hadas,
niña sonrisa de la belleza más sucia y amarga.

Evitar no puedes que a desbridarse comience
del estío el aliento, que rutilante fulgure
el frenético giro que emponzoña el cristal de Venus,
esa lejana linterna, ese afán cinematográfico
que te obliga a vagar mágico hacia la estoica
sombra de sus edades, donde ya no es posible
sobrevivir sin el resplandor, sin lazos
y accidentales pliegues mercuriales. Sólo vivir queda
como aprendiendo a ceder en cada instante,
esa ahora la consigna que pende, que tercamente gotea

del embargado cielo de tu lengua al halo
ingenuo de su mano. Mancillada quedará Alice
por los abrazos de los puertos, por las grises miradas
de las sartenes y los vientres germinados.
El brillo primero se ocultará en su vergüenza buscando
los inciertos planetas del futuro y un buen día,
prendido sobre el estanque el fulgor, comprenderá
el error, la realidad triste de los rellanos y los paraguas.
Soñará que aún la desvistes sin posar un dedo,
quedamente, con su pie de la mano.

Málaga, Cartagena (Murcia).
Entre mil novecientos setenta y siete, y ochenta y dos.

1709263605906.barcode2-72.default.png