De Safo Hablas.    

    Las ardientes palabras
me narras que desde Lesbos 
la ínsula en sus sensuales poemas
Safo insinuaba.
    Incinerada pira de ninfas
sueña, cuyos ebúrneos
y gráciles muslos en su táctil
alma se inflamaban,
los lisos y límpidos cabellos,
contemplar núbiles marfileños
senos que despuntaban,
bajo la tenue dalmática,
apenas un tímido alba
de yemas y lenguas desveladas.
    Egeo mar,
ignora Atenas el carnal dialecto
usado para hacer temblar
de tus ninfas el espíritu
y la bivalva delicia que cobijan
tus amables caderas y ensenadas.

P1000070 (4)
"Soledad del Guerrero" (Tinta) 1997. M. Martínez Fdez.
1710103920691.standard2-72.default.png
Nosferatus in the Night.    

    Pupila herida
en destellos abarcando
danza y fragancia,
decías sin afectación
que el amanecer era vulgar
y proletario, mirabas
con desprecio
los suntuosos balandros
columpiados en aceite
y grasos arcoíris,
vil metal mercando
sueños y tiempo.
    Decibelios definiendo
el mágico círculo
donde te hundías absorto,
abducido por retretes
donde la dama moraba,
señora a tus pies,
puta suave y blanca,
y no querías saber, no,
colirio aliviando
como acuoso manantial
de fría lava de lágrimas.
    No pensar, duele
el espacio inabarcable,
vomitabas la noche entera
y sus brillantes amapolas
cárdenas y fáciles.
    Te vi entre el gentío,
sonreías seguro sosteniendo
a una joven por la cintura,
el perlado vaso, el ademán
trasnochado y repetías
palabras oídas en algún
lejano lugar, dichos arcaicos,
atisbo del pensamiento
donde la lucidez era un lujo
por ti imperdonable.
    Nunca nadie creyó
la fórmula de tu lozanía,
tu dieta, sangre, afirmabas,
y con elegante gesto
te marchabas sin aguardar
a que el sol tocara tu faz
fresca de talco y nata.

Málaga.
Entre mil novecientos ochenta y tres, ochenta y nueve.
1710023669274.standard2-72.default (2).png