Amor Humano.

Hemos mirado al amor,
como quien mira sin aliento.
La lluvia agrede los senderos jamás reseñados,
estepas y floricultura,ardientes espejos, fogatas.
Atrás, la masacre de la carne se agota.

Esta mañana dejé en los portales
el corazón y su abultado equipaje,
como quien deja un vendaval
de papeles mojados,
o un perro,
un perro enfermo y amarillo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Cadáver Deseado.

Un hilo de sangres azucenas
en tu partir,
roto tu cráneo por un febrero insensato,
vaciada tu razón, tu desengaño, y aún ansiaba
besar desesperado tus pálidos labios, esos que ya
invitaron a la tierra y al gusano, livideces,
terrible azul de lo inesperado.

Crece fantasmal devaneo sin lámpara,
comienza a despertar el celular fósil,
el álgebra de las raíces y sus espasmos.
Sal y promesas, yagas y tormentas
haciendo eclosionar el limbo al que te expulsan.
Y él, cabalgando el empeño y la supervivencia
ve ascender, como hermosos arrebatos,
las rosas agregadas y las cintas del alfabeto.

Y por última vez su carne tiembla, y el frío
es tan solo un reflejo entre sus braz

1709263605906.standard2-72.default.png