Un mundo 
sin héroes 


     Maravillosa simplicidad
      sin fruncir el ceño
      un castillo de arena
     que se lleva el viento.

     En un mundo sin héroes
      juzgan los verdugos
        a pobres mentes,
      los libros son mudos
     y las ideas se pierden.
    Cuatro paredes me oprimen,
         rompo esos muros
    y voy lo más lejos posible.

   En mi nuevo camino, necesitaré
         un buen enemigo
       que me haga despertar
           o un Judas
        que me haga dudar.
            
           Así pues...
     Cojamos nuestros deseos
     y no los tiremos al mar,
    para cabalgar sobre ellos
   sin necesidad de mirar atrás.


Madrid
IX/2017

P1000068
Retrato realizado por M. Martínez Fdez a Miquelious Monk. Año 1997.