“Las Islas Conjuradas”

         Las Islas Conjuradas.

    Llegaste a las Islas Conjuradas
 cuando julio extinto proclive
 se hallaba en inaugurar nueva calenda.
    Hermosa y amable te recibió Calíope,
 hasta las orillas su trato trajo
 y pacto firmó aceptado por tus sangres.

    Vuela, no cesas, anfitrión
 que serás de las ínsulas que no habitas.
    Bebe, insaciable sed de los hombres,
 proclamarán las cosas su canto
 en tus oídos, será natura
 códice abierto de donoso lenguaje.

    Más no te fue dicho, referir
 no quiso sobre la prenda en pago exigida.
    Lamentas hoy los signos que sobre
 la frente te fueron impuestos
 y de ellos sacas el agua límpida
 que manantial fresco tan doloroso mana.

    Bienvenida tu derramada alma
 sea a estos secos parajes angostados,
 pero a olvido jamás entregues
 la tierra que sustentas, motas del polvo
 antiguo sobre mar vengativa
 en las inhóspitas y deseadas
                     Islas Conjuradas.

P1000009 (4)

“Poemario Breve de una Tarde Frente al Mar”

    Lied del amor olvidado.

    Se abandona la palmera
al cálido diván de las brisas, 
con sus dedos sonrojados
anuda un cesto de lagartijas.
    Te desmayas "tiernamente"
en la aldea de las lilas.

    ¿En qué vereda de ranas
las rosas se abanican?

    El sol es ya una calabaza
con una cenicienta dormida.
    Me desmayo "brevemente"
en tu lengua presumida.

1710023669274.standard2-72.default.png